Youtube Facebook Twitter Home
 

NOV 2014

27

Punto de acuerdo por el que se exhorta a los titulares de la SHCP, de la SE y del SAT, a fin de prorrogar un año la vigencia del Decreto que modifica el diverso por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados.

Dip. Jaime Bonilla Valdez

El que suscribe, Jaime Bonilla Valdez, diputado federal a la LXII Legislatura, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo dispuesto en la fracción I del numeral 1 del artículo 6 y el artículo 79, numeral 1, fracción II, todos del Reglamento de la Cámara de Diputados, someto a consideración del pleno de esta soberanía la presente proposición con punto de acuerdo, bajo las siguientes

Consideraciones

Una de las características de la franja fronteriza del norte de México, es el que la mayoría de los hogares cuentan cuando menos con un medio de transporte motorizado, de tal forma que alrededor del 70% de las viviendas poseen algún vehículo, mientras que en las zonas metropolitanas no fronterizas esta cifra se acerca al 55%.

La relativa ventaja de un mejor ingreso, junto con la posibilidad de adquirir automóviles del mercado estadunidense (en muchas ocasiones, en deterioradas condiciones), orienta a las familias fronterizas a poseer un vehículo y a asumir los costos de su uso y mantenimiento, gastos que no son menores.

Situación que no es bien vista en el interior del país, ya que se piensa que es injusto el que los habitantes de la frontera norte puedan adquirir estas unidades con mayor facilidad y a mejor precio que a las que tienen acceso el resto de los mexicanos, pero, en este razonamiento no se toma en cuenta que el costo de la vida en la frontera norte suele ser más alto, que la calidad de vida es menor a la que se tiene en otras partes del país y que el transporte público en estas ciudades es de pésima calidad, por lo cual, la alternativa del transporte individual resulta estimulada, no obstante su peso sobre el ingreso familiar.1

En razón de su colindancia con la frontera sur de los Estados Unidos de América, la región fronteriza norte de nuestro país, viene a ser una zona de intenso intercambio comercial y amplia competencia de mercado, donde el consumidor fronterizo dispone de un mercado binacional para satisfacer sus necesidades de consumo, acorde a sus necesidades y sus posibilidades económicas.

Como en toda economía de mercado, corresponde a la rama del comercio formal y organizado, cubrir y atender la oferta y del mercado local, dentro del respeto al marco legal y contando con condiciones empresariales propicias y de competitividad comercial, tal como ha venido sucediendo con el ramo de los automóviles de segunda mano en la región frontera norte.

En esta actividad, por más de 60 años, el gobierno de la república ha otorgado a las zonas fronterizas las facilidades legales y técnicas para la importación de diversas mercancías, para el consumo y uso dentro de una franja perfectamente delimitada y adyacente a los países vecinos, como es el caso del sector de importación y venta de automóviles de segunda mano que se ha creado en la frontera norte.

A diferencia de otras mercancías de importación, la importación de automóviles para uso exclusivo dentro de la franja fronteriza, que llevan a cabo los comerciantes legalmente establecidos para este ramo, ha sido benéfico para todo el país, debido a que es una fuente importante de recaudación hacendaria, crea miles de empleos directos e indirectos, ya que en torno a esta actividad se ha formado una fuerte cadena de valor, conformada por talleres mecánicos, carroceros, pintores, tapiceros, refaccionarias, yonkeras, llanteras, vidrieros, mofleros, agencias aduanales, gestores, u otros agentes que de este mercado han encontrado la forma de sacar adelante a sus familias, si bien, no existe un dato exacto sobre los empleos generados a raíz de la existencia de estas empresas de compra venta de vehículos, no es exagerado afirmar que se generan arriba del millón de empleos.

Al día de hoy, los comerciantes que en la frontera norte importan automóviles para que dichos vehículos sean vendidos y utilizados en esta zona, se encuentran desarrollando sus actividades bajo los términos de los siguientes decretos:

• “Decreto por el que se establecen las condiciones para la importación definitiva de vehículos automotores usados, destinados a permanecer en la franja fronteriza norte del país, en los estados de Baja California y Baja California Sur, en la región parcial del Estado de Sonora y en los municipios de Cananea y Caborca, Estado de Sonora.”, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 26 de abril de 2006. (En referencia al segundo transitorio de este instrumento).

• “Decreto que modifica el diverso por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados.”, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 30 de enero de 2014.

Pero, estos empresarios enfrentan una situación de incertidumbre, ya que, por una parte, el decreto del 30 de enero de 2014, señala que el mismo estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2014. Lo que en la práctica, a su vez, deja inoperante el Decreto del 26 de abril de 2006.

Por la otra, a raíz de estos decretos, los mismos empresarios trabajan por medio de sus “Registros como Empresa Comercial de Autos Usados”, mismos que marcan una vigencia hasta el 31 de diciembre del presente año.

Ante el inminente término de los registros como empresa comercial de autos usados, los poseedores de los mismos se han acercado a la Secretaría de Economía con la intención de renovarlos, con resultados desfavorables para estos empresarios, a la vez de que han buscado el coadyuvar con las autoridades federales a fin de que la importación de autos usados para la franja fronteriza norte continúe como una actividad que beneficie a esta región y al país en general.

Tomando en cuenta el peso que la importación y venta de automóviles usados tiene para la economía de la frontera norte, las deficiencias en el transporte público ya descritas en las ciudades de esta frontera y el menoscabo en la calidad de vida que para los habitantes de la misma tendrá, el que estos comerciantes se vean imposibilitados para continuar con sus actividades, aunado a las mermas en la recaudación fiscal. Los integrantes de la Comisión Asuntos Frontera Norte, en reunión plenaria acordamos que la presidencia de la esta Comisión, presentara un Punto de Acuerdo, en el sentido de pedirle a las dependencias del Ejecutivo Federal, involucradas en el tema, el que se prorrogue por un año y solo para la zona que señala el Decreto del 26 de abril de 2006, el mencionado decreto del 30 de enero de 2014.

Además de que se renueven por un año más los “registros como empresa comercial de autos usados”, para los comerciantes en el ramo que operan en la franja de la frontera norte.

Por lo anteriormente expuesto, y con fundamento en las disposiciones invocadas en el proemio, sometemos a consideración del pleno de esta soberanía la siguiente proposición con

Punto de Acuerdo

Único. La Cámara de Diputados del honorable Congreso de la Unión, respetuosamente hace un atento llamado a los titulares de las Secretarías de Hacienda y Crédito Público, al titular de la Secretaría de Economía, y al jefe del Servicio de Administración Tributaria, para con base a las atribuciones y facultades a ellos conferidas, se prorrogue por un año la vigencia del “decreto que modifica el diverso por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados”, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 30 de enero de 2014, solo para los comerciantes establecidos en la franja de la frontera norte que importan y venden automóviles conforme al “decreto por el que se establecen las condiciones para la importación definitiva de vehículos automotores usados, destinados a permanecer en la franja fronteriza norte del país, en los estados de Baja California y Baja California Sur, en la región parcial del estado de Sonora y en los municipios de Cananea y Caborca, Estado de Sonora.”, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 26 de abril de 2006. De igual forma se renueven también por un año los “registros como empresa comercial de autos usados”, para estos mismos comerciantes.

Nota

1 Con respecto a la menor calidad de vida que tienen los habitantes de las ciudades de la frontera norte, comparada con ciudades de similar densidad demográfica del interior del país, se puede consultar: Guillén López, Tonatiuh. “Frontera norte: los contrastes de la calidad de vida”, Revista Política Exterior, Secretaría de Relaciones Exteriores, número 81, octubre 2007.

Palacio Legislativo de San Lázaro, a 27 de noviembre de 2014.

Diputado Jaime Bonilla Valdez (rúbrica)
Diputado de representación proporcional por la primera circunscripicion, Baja California. Es Presidente de la Comisión de Asuntos Frontera Norte e integrante de las de Comunicaciones y Defensa Nacional.

 

Conoce su trabajo legislativo:

ÚLTIMAS INTERVENCIONES DEL GPPT