Youtube Facebook Twitter Home
 

JUN 2015

24

Posicionamiento de la Vicecoordinadora de Contenidos del Partido del Trabajo en la Cámara de Diputados, Lilia Aguilar Gil, relativo a los jornaleros agrícolas

Dip. Lilia Aguilar Gil

Posicionamiento
Muchas gracias.

En México alrededor de tres millones personas trabajan en situación de explotación laboral, es decir, que cerca de la mitad de ellos no reciben ningún tipo de ingresos, es básicamente el sistema de esclavitud que se conocía alrededor de la época de la Revolución o para aquellos creyentes de la historia cíclica, lo que se conoce como el feudalismo mexicano, de la tienda de raya y de la pertenencia de la prole.

La explotación laboral en México afecta tanto a hombres como a mujeres, pero en el mundo, cuando menos se considera que en los últimos cinco años, 11.4 millones de mujeres y de niñas han sido incluidas a los números de explotación laboral, 9.5 millones de hombres y niños, esto de acuerdo a la OIT.

Más de 19 millones de víctimas son explotadas por individuos y empresas privadas y 2 millones por el Estado, sí el Estado mexicano tal y como se oye. El trabajo forzoso tal y como se le conoce no es nada despreciable porque genera ganancias ilegales anuales de 150 mil millones de dólares, estos también datos de la OIT.

Y aunque faltan informes a fondo sobre este tema, para México se considera que son los indígenas y los migrantes los más vulnerables del trabajo forzoso. Los jornaleros de San Quintín, tema al que se le huyó discutir mucho tiempo en esta Comisión Permanente, son el ejemplo más claro que tenemos no solamente del abuso laboral, sino diría yo, sino de la explotación con cero remuneración que puede llegar a generar un estado que simplemente cierra los ojos y deja pasar a estas empresas que generan este sistema de esclavitud.

Durante muchos años en este país se ha generado una cultura de violación de los derechos humanos a personas como los jornaleros de San Quintín que son simplemente quienes se decidieron y tuvieron el valor de levantar la voz para dejar en evidencia algo que sucede en muchos estados de este país. No solamente las jornadas se les pagan a sueldos de miseria sino que viven en grandes solares o viven a la interperie p en los campos y que son tratados como animales, la comida se les resta sí, de las tiendas de raya o en su defecto, las condiciones de alimentación que tienen son como si fueran alimentados en ciertas practicas, en donde solo les dan lo mínimo para que los chamaquitos, como dicen en mi tierra, de 8 años que ya tienen la capacidad de cargar un saco de papa o de chile, puedan tener la fuerza suficiente para hacerlo.

El respeto a los derechos humanos de los jornaleros, no es un tema asilado de los jornaleros de San Quintín, en Baja California, es un problema que esta extendido en todo el país, el problema es que todos nos hemos negado a verlo como un problema generalizado en México. En Chihuahua mi estado, y lo he dicho con todas sus letras, especialmente en el área del noroeste existe una gran comunidad de indígenas de Guerrero que son contratados y que son explotados por algunos rancheros que toman la mano de obra barata y que los hacen vivir en completa explotación, que los dejan vivir en los campos y que aprovechándose de que no hablan español, no les dan educación, no les dan los servicios médicos básicos y sobre todo, no les dan un trato humano.

Lo que hoy se dictamina es una serie de puntos de acuerdo no solamente de su ni , servidora, o de senador Bartlet y de muchos diputados y senadores de diversos grupos parlamentarios, lo que requerimos no es solamente una llamada a misa para venir a hablar aquí de la explotación o de la esclavitud moderna, necesitamos que el sistema económico de este país verdaderamente tome cartas en el asunto, es decir, no podemos tener una Secretaría del Trabajo que simplemente deje pasar estos temas, no podemos tener a un secretario del Trabajo que diga que es un asunto de la subsecretaria de Gobernación y que diga que Luis Miranda decidirá y resolverá el problema de San Quintín porque el problema de San Quintín no es un problema aislado, es un problema de explotación que debemos de atender, porque este país no puede pretender modernizarse cuando todavía existen estas diferencias económicas y sociales tan adversas, porque nos quedamos callados cuando vemos la esclavitud moderna frente a nuestros ojos y cuando sabemos cuando menos que alguien lo esta haciendo.

Nosotros hemos sido muy estructurados para hablar de los abusos de nuestros connacionales en Estados Unidos y las condiciones en las que viven, es cierto, la explotación que viven nuestros connacionales en Estados Unidos esta ahí y hay que atenderla, pero también hay que atender lo que esta sucediendo en México, no solamente es un tema de indigenas, ni de niñas ni de niños, ni de un asunto de migrantes como dijo doña Amalia García, esto es un asunto de esclavitud moderna que se debe atender, 2 millones de mexicanos explotador por el Estado, 3 millones explotados por empresas privadas, consentidos por el gobierno federal.
Diputada de representación proporcional por la primera circunscripción, Chihuahua. Es secretaria de la Comisión de Economía e integrante de las de Justicia y Radio y Televisión.

 

Conoce su trabajo legislativo:

ÚLTIMAS INTERVENCIONES DEL GPPT