Youtube Facebook Twitter Home
 

ABR 2015

21

Diputado Javier Gutiérrez Reyes en el análisis del decreto por el que se establecen las características de la moneda conmemorativa del centésimo aniversario de la batalla de Celaya.

Dip. Javier Gutiérrez Reyes

Comentarios a favor
Compañeros de la Presidencia, gracias. Señores diputados, señoras diputadas. La intervención que tengo yo a bien hacer, es para hacer un llamado a la reflexión. Un llamado a la reflexión que a veces nos cuesta trabajo en esta soberanía.

La batalla de Celaya es una batalla que decide el rumbo interno que tiene que tener la Revolución Mexicana.

Para muchos ciudadanos de nuestro querido México, esa batalla la perdió una de las fuerzas que más carisma tenía en todo el país en ese momento y que incluso ahora en estos momentos, el derrotado tiene más carisma que el vencedor.

La batalla de Celaya que fue a muchos kilómetros de Celaya –por cierto– muestra el triunfo de una corriente que no era la mejor, que mostraba un proyecto económico diferente encabezado por la Convención de Aguascalientes, cuyos principales líderes eran del vox populi, eran los más queridos del país y que por esa razón Venustiano Carranza no asistió, y después se fue.

Ganaron ellos la batalla, efectivamente. En términos generales fue una lucha de dos clases sociales, fue una lucha de dos concepciones de la lucha revolucionaria y del México que queremos.

Los pendientes que quedaron hasta la fecha existen. Hoy nuestro querido país es una fosa clandestina; nuestro querido país por gobiernos de “oposición” dejaron más de 100 mil muertos; nuestro querido país hoy está en venta. Las concesiones que se les han dado a todas las mineras que hoy controlan más del 33 por ciento del territorio nacional; las concesiones que se están dando, una vez que se extrae el petróleo para privatizarlo; las concesiones que se quieren dar para el agua, para que tenga el mismo destino, es la concepción de aquellos que votaron y ganaron, y dicen que ganaron esa batalla.

Sin embargo en esta soberanía de hombres libres, lo que venimos a informarles y a pedirles, es que razonemos el voto. Es una batalla que si bien fue importante, cambió el sentido social de la revolución mexicana y el espíritu por lo que había surgido.

Oradores aquí ya han hablado de esto y no creo que sea bueno estarlo manteniendo así, pero bueno.

Quisiera decirle al diputado que habló de Guanajuato, no quiero decir nombres, para que no se sienta aludido personal; como dicen los mayores o decían los mayores, hay que tratar con respeto a los agentes, a las gentes mayores, y cuando él se refiere con tanto desprecio a Francisco Villa, yo creo que el señor diputado no conoce la historia mexicana y no es Francisco Villa con ese desprecio.

Yo le insto a que cuando se refiera a él, hable de lo que fue, es el general Francisco Villa, y para terminar, hacemos el llamado a que razonemos el voto.

Y en esta ciudad de México le quiero informar a ese diputado, que cuando hablamos así de Francisco Villa es un son de guerra, y decimos Francisco Villa. Viva Francisco Villa... La palabra que sigue se las dejo a su imaginación... ¿La oyeron, verdad? Viva Villa.