Youtube Facebook Twitter Home
 

ABR 2015

09

Javier Gutiérrez Reyes, diputado por el Partido del Trabajo, respecto al proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud en materia de sobrepeso.

Dip. Javier Gutiérrez Reyes

Posicionamiento
CON LA VENIA DE LA PRESIDENCIA

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DIPUTADOS

Recientemente en el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo hemos logrado articular una serie de propuestas de orden legal, para que en los hechos realmente sea atendido el tema de la obesidad y el sobre peso en nuestra población, principalmente en nuestros niños.

Hemos de recordarle a los presentes que nuestro país ya está pasando por una de las peores etapas de salud pública en la población.

Hoy en día, diversas enfermedades de las que difícilmente se podía creer que llegaríamos a padecer de manera crónica nos aquejan.

Ahora estas enfermedades son el principal problema a resolver por parte de las autoridades sanitarias, además ya se perfilan como la mayor preocupación de muchos padres de familia y especialistas, pues estos males han llegado ya a sus casas.

De estos males de salud pública podemos enlistar algunos como el cáncer, la hipertensión, la diabetes, el sobre peso y la obesidad, todas estas sin temor a equivocarse, tienen mucha razón de ser por el tipo de alimentación en la población.

No dejemos atrás el grave problema de la ingesta frecuente de alimentos innecesarios y en abundancia que provoca una alimentación desbalanceada.
Los malos hábitos alimenticios en las familias, el bombardeo publicitario de cientos de productos y alimentos con altos contenidos calóricos que no favorecen la salud de millones de personas incluyendo niños y adolescentes, además de una vida sedentaria y con falta de actividad deportiva, es lo que está recrudeciendo estos problemas de salud.

Ahora también un inconveniente principal es el no saber cómo combatir el alto consumismo de estos productos con base a una cultura de buenos hábitos alimenticios. En realidad es que no se cuenta con la madurez suficiente ni la preparación adecuada para revertir este grave problema.

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DIPUTADOS

El dictamen que se nos presenta tiene como propósito el considerar como una materia de salubridad general a la obesidad, el sobre peso y demás trastornos derivados de la conducta alimentaria.

Desafortunadamente, esta medida resulta para muchos incompleta y a toro pasado.
En el Partido del Trabajo hemos manifestado innumerables ocasiones la necesidad de promover acciones en el quehacer sanitario, para que principalmente en las familias se discutan dichos temas y se logre implementar rutas de tratamiento bajo la supervisión de especialistas.

No es posible continuar con la vieja idea mantenida por algunos desde las cúpulas del Estado, quienes sólo quieren aparentar que atienden los problemas y realizan esfuerzos para mitigar estos graves problemas.

Aún no quieren entender que estos y más, pueden convertirse inclusive en un problema de seguridad nacional.

Si tan sólo pudieran comprender que el contener estos males no es lo más redituable, pues es preferible incluso más económico sumar esfuerzos para generar medidas preventivas más que ver el dispendio en el intento por mitigarlos.

Hemos de decirlo con todas sus letras, en este momento se propone “diseñar y ejecutar políticas públicas que propicien la alimentación correcta, que contrarreste eficientemente la desnutrición, el sobrepeso, la obesidad y otros trastornos de la conducta alimentaria”, cuando por mucho tiempo hemos enfatizado en la necesidad de métodos que eviten el sobre peso, la obesidad y los trastornos que de estos se derivan.

Es conveniente fijar rutinas para realizar ejercicio y actividades físicas diarias además de regular los horarios dedicados al descanso, al reposo, a la alimentación y sobre todo prevenir situaciones que fomenten “la inactividad física” o actividades que promuevan el ingerir alimentos “chatarra” en demasía, así como no permitir ver televisión a los menores hasta altas horas de la noche, pues debemos recordar que el tiempo dedicado al descanso y al sueño es muy importante para el buen desarrollo intelectual y físico de ellos y de todos en general.

Como responsabilidad del Estado, coincidimos con que no sólo se deben implementar medias que prohíban la publicidad de alimentos y bebidas con bajo valor nutricional y alta densidad energética, dentro de los centros escolares.

Debemos tener en cuenta que también se necesita poner mayores controles publicitarios por ejemplo en televisión y cine respecto de la transmisión de anuncios de alimentos que no brindan los contenidos nutrimentales necesarios y por supuesto que no favorecen la salud de las personas, particularmente de las niñas y niños.

Es necesario atender el diseño normativo actual para homologar las disposiciones con las propuestas que puedan generase como la que hoy estamos discutiendo.

Lo anterior, visto como una probable medida de atención relacionado al tema que nos ocupa.

Por las consideraciones antes expuesta votaremos a favor del presente dictamen.

Es cuanto Diputado Presidente.