Youtube Facebook Twitter Home
 

Trabajo en Comisión

OCT 2013

09

En voz del Diputado del Partido del Trabajo (PT), Manuel Huerta Ladrón de Guevara, en el marco de la comparecencia del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong

Manuel Rafael Huerta Ladrón de Guevara

Buenas tardes, señoras y señores legisladores.

Sr. Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación

Un eje del discurso del Ejecutivo Federal y el plan nacional de desarrollo México en Paz, como diría el clásico, no lo vemos, no lo oímos no lo sentimos.

No obstante el crecimiento en los cuerpos policiacos y de las fuerzas armadas, y los gastos de operación en seguridad pública, funciones que ya usted nos hablo de la reforma que se aprobó y están encomendadas a gobernación, no lo vemos. De los resultados de la “Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública 2013 (ENVIPE)” se destaca la siguiente información:

1.- De enero a diciembre del 2012 se realizaron más 4,007 desapariciones forzadas, perpetradas por diversos sujetos, entre delincuentes, cuerpos policiales y militares. El INEGI, también da cuenta de 105 mil plagios de todo tipo, incluyendo el exprés, lo que representa 290 secuestros al día .

2.- En el 2012 se cometieron 27 millones de delitos mientras que en el 2011 fueron más de 22 millones; entre secuestro o secuestro exprés, delitos sexuales y otros. Además, la cifra negra fue de 92.1%, es decir, no se denunciaron más de 25 millones de ilícitos.

3.- Sobre la percepción sobre seguridad: De los mexicanos mayores de 18 años, más del 70% afirma que en este 2013 tiene mayor sensación de inseguridad, comparada con 66 % que se tuvo durante el 2012 y con 69% en el 2011.

Lo anterior acredita que las políticas implementadas no tienen resultados, menos en lo inmediato, que la vulnerabilidad de la ciudadanía ante la delincuencia organizada y la desconfianza de los cuerpos policiacos y de investigación continúan, sin afectar el alto grado de inseguridad que viven y perciben los ciudadanos.

En la forma en que se presenta la información oficial, se juega con la certeza y objetividad de su contenido. Los datos que aporta el INEGI sobre delitos de alto impacto (Desapariciones forzadas, secuestro y extorsión), son imposibles de comparar con las estadísticas nacionales que se presentan en el anexo estadístico del 1er. Informe de Gobierno, de las estadísticas relacionadas con “Posibles hechos delictivos denunciados en el fuero federal y fuero común”; “Presuntos delincuentes y delincuentes sentenciados por principales tipos de delitos del fuero común por sexo”, así como las estadísticas por entidad, se suprime una clasificación de delitos como el homicidio doloso, el secuestro y la extorsión. Delitos señalados por las propias autoridades como de alto impacto.

De igual forma, se encubre información de los homicidios dolosos. De los cuales el semanario Zeta, estima en 13 mil , cometidos en los meses de diciembre de 2012 a julio 2013. Información que se omite siguiendo la política de distorsión de la inseguridad que se padece en el país.

Omisión informativa que impide evaluar los alcances de las políticas públicas en materia de seguridad pública, seguridad ciudadana, y consecuentemente determinar la gobernabilidad como atribución sustantiva de la Secretaría a su cargo.

La presentación de acciones aisladas o muéstrales, que se presentan en el
informe de la Secretaría de Gobernación en materia de gobernabilidad, protección civil y seguridad pública, pretenden encubrir una realidad que supera las campañas mediáticas en los medios de comunicación que “venden la viabilidad” y resultados ficticios de políticas públicas que son incapaces de atender problemas esenciales para la viabilidad de un Estado de Derecho en el que no se percibe beneficio alguno para la mayoría de las mexicanas y mexicanos.

Peña Nieto aseguró que las reformas que impulsa su administración tienen como orientación fundamental, asegurar mayores oportunidades de empleo de manera primordial para las nuevas generaciones, afirmación que desacredita el reciente ajuste al pronóstico de crecimiento estimado por el Fondo Monetario Internacional, que recorta su pronóstico de 2.9% a 1.2% atribuido al lento ejercicio del gasto público y a la debilidad doméstica, esto es la desaceleración económica.

Cien mil empleos y un millón de jóvenes ingresan al ramo del trabajo, pedir trabajo.

Asegura el Titular del Poder Ejecutivo, en su intervención en la APEC, que “Las reformas que se han estado procesando en México estuvieron pospuestas por muchos años y hoy, precisamente (a través de)... un acuerdo nacional, el Pacto por México (...) ha posibilitado que distintas visiones y distintas fuerzas políticas encontremos (...) un punto de coincidencia orientado a la transformación”.

Acuerdo de fuerzas políticas que no logran acallar la inconformidad de diversos sectores sociales. A pesar de la gran campaña mediática que tiende a presentar a un país estable, las protestas sociales no cejan de presentar la realidad, la recesión económica, el aumento de la pobreza y la falta de perspectivas para jóvenes y familias. La supuesta gobernabilidad y la consecuente desdibujada seguridad ciudadana rompen la credibilidad en las instancias de gobierno.

De acuerdo encuesta nacional que permanentemente se levanta por Mitofsky, la aprobación de Peña Nieto al llegar a los 9 meses de gestión es de 56%; dirían los maestros, menos de 6, es decir reprobado. Por los hechos sucedidos en los dos últimos meses, podemos afirmar que el presidente se encuentra reprobado en la gestión pública.

La misma encuesta de Mitofsky refiere que los mexicanos consideran que lo más importante que ha hecho el presidente Peña Nieto es la “reforma educativa” con 6% de las menciones; le siguen “ayuda a la tercera edad” y la “reforma energética”. En mayo pasado, aparecía también en primer lugar “reforma educativa" (8%), aunque seguida en ese momento por la “cruzada contra el hambre" (5%), que hoy pasa, culmino presidente, espero que exista la tolerancia, que hoy pasa al sexto lugar.

Percepciones que han cambiado en los meses de agosto y septiembre de este año, en particular la reforma educativa, que al ser impuesta sin considerar la opinión de los docentes ha generado en los dos últimos meses protestas espontáneas en la mayoría de los Estados de la Federación. Protesta gremial que aún está lejos de ser procesada por los responsables de la educación y de la gobernabilidad de nuestro país. A ello, se agrega el descontento social de las comunidades y municipios afectados por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, que pusieron al descubierto la falta y la farsa de prevención y protección civil en los tres órdenes de gobierno. Estaremos para el deslinde de responsabilidades.

Son múltiples los factores que determinan la gobernabilidad del país. El descontento y la inconformidad que se percibe en la mayoría de la población se expresa en el grado de inseguridad que registran los estudios estadísticos y de opinión realizado por entidades públicas o centros de estudio con reconocida probidad.

La exclusión económica, política y social de la mayoría de los mexicanos en la toma de decisiones a través de la políticas públicas que se han implementado en el primer año de gobierno y la falta de políticas en materia de combate al crimen organizado para recuperar espacios que garanticen la seguridad ciudadana, rompe inercias de conformidad que deben ser atendidas a la brevedad posible. Los niveles de impunidad en el país se mantienen intactos, sobre todo cuando se refieren a casos donde están implicados miembros de la clase política o empresarial y el acceso a la justicia es inalcanzable.

Más allá de criminalizar, y estoy culminando, las acciones organizadas de comunidades, pueblos, trabajadores y sectores productivos, en la defensa de sus derechos –como es el caso de policías comunitarias, el magisterio, y los empresarios víctimas de la delincuencia organizada- el Estado se encuentra obligado a garantizar la viabilidad de los derechos humanos y garantías constitucionales para que las acciones de gobierno no se conviertan en acciones demagógicas.

Señor Secretario, hay mucho que hacer en el país, sentimos que si siguen como van, evidentemente y pensamos que lo van a seguir haciendo, va a ser difícil, porque ustedes mantienen un régimen basado en la corrupción y en la represión.

Nosotros le apostamos a que los ciudadanos consientes despierten y tomen conciencia, y evidentemente con la participación de ellos podamos transformar este país que vive en un régimen de opresión, de corrupción y de privilegios.

Es cuanto y muchas gracias por estar presente.
Diputado de mayoría relativa por el distrito 2, Gustavo A. Madero, D.F. Es Secretario de la Comisión de Gobernación e integrante de la de Agua Potable y Saneamiento.

 

Conoce su trabajo legislativo:

ÚLTIMAS INTERVENCIONES DEL GPPT